dimanche 5 décembre 2010

El kindergarten y los dones de Froebel


Froebel (1782-1849) se apoya en las teorías naturalistas de Rousseau y en la experiencia práctica de Pestalozzi para diseñar un acabado plan de formación aplicado a la educación parvulista. Este autor será otro referente siempre tenido en cuenta por la Escuela Nueva, especialmente en el ámbito de la enseñanza preescolar. Sus establecimientos escolares son verdaderos laboratorios de investigación didáctica, basados en los principios educativos planteados por Rousseau y Pestalozzi. Para Froebel el ser humano es un complejo orgánico que exige un método integral en la organización de los estudios; se muestra contrario a la división artificial por materias y diseña un método integral de enseñanza-aprendizaje que está más relacionado con la realidad de las cosas.

Concibe que la educación debe respetar el libre desarrollo de las capacidades de cada educando, como si se tratará de plantas de un jardín, de ahí el nombre genérico de sus instituciones Kindergarten o jardín de infancia. El maestro debe tener esencialmente una función orientadora y estimulante apoyándose en el juego. Además Froebel propone, la música, el dibujo que son objetos destinados a enseñar al alumno en la primera infancia la forma, el color, el movimiento y la materia.

En 1816 fundó un centro educativo en una finca en la aldea de Keilhau y, con posterioridad, otros más con la intención de desarrollar su ideario educativo, pero fue en 1839 cuando abrió la institución que más gloria abría de darle: el kindergarten o Jardín general alemán de niños, con la finalidad de poner las bases del carácter alemán y los fundamentos de los fundamentos de una auténtica unidad nacional. En 1848 la idea de Froebel había triunfado y las asociaciones liberales de maestros adoptaron la idea de la educación preescolar, pero la reacción política posterior a los acontecimientos de 1848 arremetió contra la obra de Froebel que murió al año siguiente sin haber visto la consolidación de su idea educativa fundamental.

Sus obras principales fueron la mencionada La educación del hombre, de 1826, Principios de educación del hombre, de 1833 y Cantos maternales y caricias, de 1844.

Uno de sus principios nos explicas que la esfera es “la figura originaria, la unidad de todas las formas y las configuraciones terrestres y naturales”. Pues bien, la gran intuición de Froebel que se revelaría trascendental en el tiempo y en el espacio es una concepción de que el material originario del juego infantil debería estar constituido por las mismas formas primigenias en las que a su juicio se manifestaba la fuerza universal. Froebel tuvo en cuenta tanto sus conocimientos científicos como la necesidad de estimular eficazmente la tendencia a la actividad del niño y surgen así la serie completa de sus “regalos” o “dones”, quedó constituida de la manera siguiente:

  • Una pelota de tela, con seis pelotas menores de los colores del arco iris y un soporte para hacerlas oscilar.

  • Una esfera, un cubo y un cilindro de madera, de iguales dimensiones básicas.

  • Un cubo descomponible en ocho cubos pequeños.

  • Un cubo descomponible en ocho paralelepípedos o ladrillitos.

  • Un cubo descomponible en 27 cubos chicos.

  • Un cubo descomponible en 27 paralelepípedos chicos.

Pero la finalidad natural del juego es el trabajo, por ello se debe encaminar al niño al trabajo en formas sencillas y naturales. Los jardines de infancia en la concepción de Froebel, deben disponer de un terreno, o jardín, dividido en dos partes. En una habrá pequeñas parcelas individuales que cada niño cuidará por sí solo como mejor pueda; la otra se dedicará al trabajo colectivo para estimular el espíritu de colaboración entre los pequeños. La pedagogía de Froebel se basa en una profunda confianza en la bondad natural infantil, en el sentido de que el niño colocado en situaciones apropiadas desarrolla inclinaciones activas y espíritu de colaboración, sentimientos afectuosos y una honda sensibilidad religiosa. Si no ocurre de esta manera que él describe se debe a los efectos negativos sociales, en línea con las tesis de Rousseau. En coherencia con el pensamiento romántico, Froebel muestra una actitud de respeto auténtico por la personalidad infantil.

Para crear seres que “crecen y se desarrollan armónicamente en muchas direcciones”, según el ideal humanístico y romántico Froebel, además de las actividades espontáneas son necesarias actividades organizadas, la escuela, en la que cada individuo pueda hacer su particular “recorrido del camino de la humanidad” para poder entender el mundo que le ha precedido y el mundo en que vive. Todo ello cabe dentro del planteamiento eudemonista que también comparte Froebel con Rousseau y Pestalozzi, la búsqueda de la alegría y la satisfacción. La génesis de la sociabilidad en Froebel está en la satisfacción que produce en los niños el juego colectivo mientras que en Rousseau estaba en la relación que establecía entre la sociabilidad y piedad.

0 commentaires:

mensajes bonitos © 2015 - 2016 : All Rights Reserved