dimanche 5 décembre 2010

Pedagogía de la conciencia y el método crítico en Freire


“Yo Paulo Freire nací el 19 de septiembre de 1921, en Recife. De mi padre aprendí el respeto por las creencias religiosas de mi madre me enseñó desde la infancia a respetar las opciones de los demás. La crisis económica de 1929 obligó a mi familia a trasladarse hasta Jaboatao, donde parecía menos difícil sobrevivir. Una mañana de abril de 1931 llegábamos a la casa en donde había de vivir experiencias que influirían en mí profundamente. En Jaboatao, cuando tenía diez años, comencé a pensar que en el mundo había muchas cosas que no marchaban bien y, aunque era un chiquillo, empecé a preguntarme qué podía hacer yo para ayudar a los hombres (…).

En 1944 m casé con Elza Maia Costa Oliveira de Recife. Fue precisamente a partir de mi matrimonio cuando empecé a interesarme de una manera sistemática por los problemas de la educación. Estudiaba más la educación, la filosofía y la sociología de la educación que el derecho, disciplina en la cual apenas si era un estudiante mediocre (…).

Trabajando en un departamento de Servicio Social, aunque de tipo asistencial –SESI- reanudé mí diálogo con el pueblo siendo ya un hombre. En 1946-1954 hice las primeras experiencias que me conducirían más tarde al método que inicié en 1961.

El golpe de estado (1964) no solamente detuvo todo el esfuerzo que hicimos en el campo de la educación con adultos y de la cultura popular, sino que me llevó a prisión por cerca de setenta días. Me libré refugiándome en la Embajada de Bolivia en septiembre de 1964”

En Chile, en ese momento gobernado por el democratismo Freire, encontró efectivamente las mejores condiciones para poner en marcha su método ya que se estaba afrontando el problema del analfabetismo y pronto los resultados fueron excelentes. En dos años, el programa de alfabetización chileno se convirtió en modélico y fue distinguido por la UNESCO.


Ideario educativo de Freire: Alfabetización y concientización


Para Freire educar es crear la capacidad de una actitud crítica permanente que permita al hombre captar la situación de opresión a la que se halla sometido y entenderla como limitante y transformable. En la educación el hombre ha de encontrarse a sí mismo, aprende a tomar conciencia del mundo que le rodea y a reflexionar sobre él para descubrir las posibilidades de reestructurarlo y modificarlo. Toma de conciencia. Reflexión y acción se convierten así en los elementos básicos e inseparables del proceso educativo. Lejos de la idea de Freire la educación entendida como la transmisión de conocimientos y hechos elaborados previamente, se trata de crear una situación pedagógica en la que el hombre pueda actuar para descubrirse a sí mismo y al mundo y esté en condiciones de operar sobre él transformándolo.

La toma de conciencia reflexiva no está concebida como una aprehensión acrítica de la realidad sino que se transforma en concientización encaminada a la praxis transformadora en la que la acción y reflexión se apoyan constantemente con personas que actúan solidariamente. Freire opone una alternativa liberadora que permite al hombre un desarrollo autónomo propio desalienante. Alfabetización y concientización constituyen la esencia del método de Freire: alfabetizar es concienciar, es enseñar a los analfabetos a reflexionar y expresar sus vivencias y su situación como paso previo para entender el mundo y proponerse una transformación. En otras palabras, la alfabetización sería el aprendizaje del código lingüístico mientas que la concientización equivale al desciframiento de la realidad vivida que prepara para poder plantearse la transformación de la realidad.

La característica más propiamente humana es la de tener conciencia de sí mismo y del mundo que le permite plantear una relación de enfrentamiento con la realidad. En el hombre la palabra y el diálogo están ligadas a la reflexión y a la acción íntimamente enlazadas.

Desde un perspectiva crítica, el analfabetismo aparece como un fenómeno que refleja la estructura social existente; no es una condición elegida por el hombre oprimido sino un freno puesto al ejercicio de sus derechos, son los opresores los que impiden la alfabetización del oprimido manteniendo las condiciones de la opresión. Freire recuerda que a la sociedad cerrada le corresponde la cultura del silencio, caracterizada por el acriticismo fomentado por los opresores y sus aliados entre los que Freire señala a la Iglesia católica en América Latina, a la que acusa de realizar una función anestésica sobre los oprimidos. Hacia la sociedad democrática, cuando las masas populares empiezan a reclamar su protagonismo y a hacerse presentes en el proceso histórico. Ante esta exigencia la clase dominante responde con la “invasión cultural” entrando en el contexto cultural de los invadidos e imponiendo su visión del mundo. Es un método sutil de penetración cultural e ideológica que pretende evitar que la sociedad cambie haciendo aparecer al opresor como un amigo que ayuda.


La teoría de la comunicación educativa


    1. La educación es comunicación.

    2. En la educación existen dos planos fundamentales. En el primero de ellos el objeto de la comunicación pertenece al dominio de lo emocional. En el segundo, el acto de la comunicación comunica conocimientos.

    3. La educación se da entre sujetos sobre algo que los mediatiza y que se presenta ante ambos como un hecho cognoscible.

    4. La comunicación no estriba en la transmisión de conocimientos de un sujeto a otro, sino en la coparticipación.

    5. Esta comunicación se realiza críticamente.

    6. La admiración participada hacia el mismo objeto debe expresarse por medio de signos lingüísticos pertenecientes al universo común a ambos.

    7. Esta comunicación exige una relación pensamiento-lenguaje que no puede romperse.

    8. Es necesario captar los conocimientos socioculturales del educando.

    9. Cuando en la comunicación surgen problemas, el educador persevera en su insobornable fidelidad a la comunicación.


Educación bancaria y educación liberadora


Educación bancaria y educación liberadora, el primer término suele ser el negativo y el segundo, el positivo, que se entiende deseable. Así, la educación bancaria es aquella que concibe al hombre como un banco en el que depositamos los valores educativos, al primero le corresponde transmitir su saber al segundo, que debe asimilarlo pasivamente.

La educación bancaria, con su concepción del hombre como un ser pasivo. La educación bancaria trae consigo una serie de consecuencias negativas entre las que Freire señala:

  • Mitifica la realidad ocultando ciertos aspectos de la misma.

  • Niega el diálogo.

  • Elimina la capacidad crítico-reflexiva.

  • Lucha por la permanencia de lo establecido o lo impone abiertamente.

  • Satisface los intereses de los opresores.

El esquema liberador que Freire plantea como:

  • No más un educador del educando.

  • No más un educando del educador.

  • Sino un educador –educando con un educando-educador.

Esto viene a significar en Freire que nadie educa a nadie.

La educación liberadora tiene las características contrarias a la educación bancaria:

  • Desmitifica constantemente la realidad.

  • Considera al diálogo como lo fundamental para realizar el acto cognoscente.

  • Estimula la reflexión y la acción sobre la realidad.

  • Apuesta por el cambio sin exclusivizarlo.

  • Se hace revolucionaria.

La clave principal de la educación liberadora, como del conjunto del pensamiento y de la praxis del método Freire es el diálogo, sin él no puede existir una educación verdadera.

En definitiva, la educación liberadora se define como una educación para la liberación del oprimido, para su batalla de transformación de la realidad. Su objetivo es colaborar con el pueblo en la organización reflexiva de su pensamiento, ayudándose a pasar de su conciencia ingenua a una conciencia transitiva, crítica. Freire caracteriza a la conciencia ingenua como:

  • Subestima al hombre sencillo.

  • Es frágil en la discusión de los problemas. El ingenuo parte de la base de que todo lo sabe. Pretende ganar la discusión con argumentos débiles. Es polémico; no pretende esclarecer.

  • Dice que la realidad es estática y no cambiante.

Por el contrario la conciencia crítica se caracteriza por:

  • Reconoce que la realidad es cambiante.

  • Rechaza posiciones quietistas. Es intensamente inquieta (…) Lo esencial para parecer algo es ser algo; es la base de autenticidad.

  • Ama el diálogo; se nutre de él.

0 commentaires:

mensajes bonitos © 2015 - 2016 : All Rights Reserved