Please enable / Bitte aktiviere JavaScript!
Veuillez activer / Por favor activa el Javascript! [ ? ]

vendredi 26 juin 2009

"Todos somos iguales..."

Jueves por la mañana. Abro el correo y leo esto que me mandó mi amiga Vero. (Publicado con su permiso.)

 

Mirá, no había querido contártelo porque tenía miedo de que no te cayera muy bien, pero ahora con todo ese tema, te cuento: tuvimos acá - durante un mes - una silla de ruedas alquilada (por papá) y pasaron dos cosas: que él que tenía que usarla, no la quiso por miedo a no levantarse nunca más de ella.

Y yo, que no tenía otra cosa mejor que hacer, me sentaba en ella todo el tiempo. Y entonces me di cuenta de que las cosas tomaban otra dimensión. Los espacios parecían más pequeños, más estrechos, no era tan fácil como yo suponía doblar para entrar en la cocina, me cansaba los brazos de tanto darle para adelante y para atrás, tenía que mirar a todo el mundo para arriba (sobre todo porque nadie tenía la delicadeza de sentarse para hablar a mi misma altura) y no podía transportar cosas si no era colgando de mi boca, porque al ser gorda y encima no tener práctica, las cosas se me caían del regazo.

Otra sensación fuerte fue cuando miré la escalera de casa y me di cuenta de que no estaba prevista para mi "medio de transporte", y de haberlo necesitado realmente, esos escalones habrían sido un obstáculo infranqueable para salir a la calle. Sobre todo porque son dos escalones, un descanso y a 90 grados, una empinadísima escalera de 19 escalones. Total de escalones: 21 con un ángulo recto. ¡¡¿¿Cómo carajo se supone que voy a bajar por ahí??!!

Y si llego abajo, todavía me falta el escalón de la calle que es bastante alto. Después sí, por suerte, podría acceder a la calle por la bajada del garage (cochera) pero de todos modos, una cosa que "los caminantes" hacen todo el tiempo, quien está en una wheelchair, no puede hacerlo. No importa lo que pase. Pueden gritar: ¡¡Fuego!! que ahí te quedás...

Aunque parezca ridículo, haberme pasado varios días yendo y viniendo en una silla de ruedas, me demostró que no es tan fácil como lo ponen en las películas. El día que pasé más tiempo se me hicieron ampollas en las manos. Claro, me vas a decir, después se hacen callos o podés usar guantes de cuero. Sí, bárbaro, pero nadie tiene "entrenamiento" previo. Nadie sabe lo que es estar en una silla de ruedas, hasta que tiene que estarlo.

Y cuando tiene que hacerlo ya es tarde. Ya no importan las sensaciones que se pueden experimentar en "la simulación". Sensaciones de abrumación total que te llevan a levantarte de la silla y mirarla "desde arriba" para demostrarle que es "prueba superada".

Por lo general, cuando sientan a alguien en una silla de ruedas, es porque no camina, entonces no puede elegir.

Y para el que no puede elegir entre levantarse de ella o no, deberíamos TODOS, en un acuerdo gubernamental sin fisuras de ninguna especie, elegir acceso a todos lados.

Eso era lo que quería decir al respecto.

Un abrazote

Yo, Vero!

 

Demás está decirles que me puse a llorar. ¡Pero de la emoción!

Aparte que después del tole-tole que se había armado con la imagen del post del miércoles (tema cerrado, aclaro...), esto resumía en parte cosas que había estado pensando y que habían salido "a flote" mientras "mediaba" o trataba de calmar los ánimos. Bah!, mi ánimo más que nada, jeje. Cosas que después del final de la historia de ayer, voy a compartir con todos los que nos conocemos y los que caen de sopetón a mi blog.... Y si, por suerte vienen a visitarme....Jeje.

Así que al contestarle, le cuento que, aparte de haberme hecho llorar - sniff... - me había gustado tanto tanto su mail que quería saber si me daba autorización para publicarlo. Ella me responde que sí, y de paso me pone:

"... pero sí quería decirte que una cosa es, como decís vos, sentarse en la silla de ruedas y "caminar" con ella unos metros y otra es quedarse allí sentada y tratar de que tu cerebro entienda que no se puede levantar. A ver qué pasa..., y la pregunta: ¿y si esto fuera cierto, yo cómo me manejaría? Y la respuesta es complicada en muchos sentidos."

¡¡Gracias Vero!! No sabés lo bien que me hizo tu mail...

 

Vero y yo nos conocimos gracias a mis "ivanadas".

Mujeres-sentadas-en-la-terraza Vero es mi "Bella Genio" como yo le digo. Es la que diseña la mayoría de las plantillas que utilizo para mis blogs. [DoXs | Templates. Seee, chivo! Jeje!]

A Vero la conozco por mail y por teléfono. Todo empezó porque, como diseña templates/plantillas, recurrí  a ella con dudas y  locuras que siempre, con paciencia y dedicación, me ayudó a disipar. Y no saben lo hincha que me puedo tornar... Jejeje.

Vero, sos grossa, ¡sabelo! good luck

 

 

¿A qué viene todo esto? No lo cuento para que todos vayan a sentarse en una silla de ruedas para "saber" como es el tema, simplemente quise compartirlo con ustedes porque uno nunca sabe lo que le deparará la vida.

No debemos suponer que sabemos lo que el otro está sintiendo hasta, por lo menos, pensar o tratar de mostrar empatía con el prójimo.

Todos tenemos muestras propias batallas, nuestros propios demonios que vencer, alguno que otro "muerto" escondido por ahí, somos seres humanos imperfectos, pero siempre -aunque nos cueste-, tenemos que pensar y "ponernos" en el lugar del otro de vez en cuando...

 

 

¡¡Buen fin de semana!!

 

Zen_Attitude-18

0 commentaires:

mensajes bonitos © 2015 - 2019 : All Rights Reserved