dimanche 1 mars 2015

Pensamientos para el dia de la mujer

Pensamientos para el dia de la mujer

Los mejores pensamientos para el dia de la mujer para compartir en la redes sociales en el dia internacional de la mujer.

Pensamientos para el dia de la mujer

Pensamientos para el dia de la mujer

Pensamientos para el dia de la mujer

Pensamientos para el dia de la mujer

Pensamientos para el dia de la mujer

Pensamientos para el dia de la mujer

Pensamientos para el dia de la mujer

Pensamientos para el dia de la mujer

Pensamientos para el dia de la mujer

Pensamientos para el dia de la mujer

Pensamientos para el dia de la mujer

Pensamientos para el dia de la mujer

El amor y la amistad en la caridad

Dije antes que en el amor de caridad, la amistad y el amor (loco, amor sin límites) son dos grados diferentes (no necesariamente en intensidad, pero en cuanto al poder de alienar al alma de sí mismo) - y, al menos en un cierto sentido, inseparables - de uno y el mismo amor desinteresado. Vamos a tratar de explicar nuestro pensamiento en este punto. Por la caridad amamos a Dios "con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con toda tu mente."{14} Es evidente que ese amor no sólo comprenden la amistad, en la que, como dije al principio, amigo da a sí mismo a un amigo, de verdad, pero de forma encubierta e indirectamente, a través de algo más, en otras palabras, a través de los medios y la intermediario de la mercancía que él da y que oculta su don de sí mismo en los signos y más o menos la parcela a cabo siempre y cuando él no ha dado absolutamente todo lo que tiene; amor de caridad también comprende loco, amor sin límites, en el que el amante se entrega su persona y su subjetividad en su totalidad, lo más profundo de su ser, directamente, abiertamente o abiertamente, sin posibilidad de reserva, mientras que ecstasizing en el amado como en su entero. Loco de amor, sin límites en el que Dios es amado, no sólo como amigo, sino como Esposo. Sin embargo, aquí una distinción importante debe hacerse. En relación con Dios no es posible, ya que es con los seres humanos, cualquier simple amistad que excluiría loco, amor sin límites. Pero es posible que un amor que exista con respecto a Dios, que aparece más como una amistad que como loco, amor sin límites, una amistad en la que loco, amor sin límites también está presente, pero enterrado en ella, y no manifiesta excepto a veces. Más precisamente, es posible que para el régimen ordinario de la vida de caridad pueden existir en un alma especialmente con el grado de amistad - entonces el grado de loco, también existe amor sin límites en ella, ya sea de tal manera que, tal vez por razón de una especie de temor reverencial, no es o apenas es consciente, o de una manera tal que se revela, por así decirlo, por destellos sólo en ciertos momentos, incluso si en el último instante de la vida. En este caso, con el fin de simplificar el lenguaje, hemos de decir que esta alma vive bajo el régimen predominante de la amistad (incluyendo implícitamente loco, amor sin límites). Es bajo este régimen , al menos, que cada alma auténticamente cristiana, cada alma que ha recibido y que mantiene la caridad, la encuentra.

Y es posible que la caridad de existir en el alma, en cuanto al régimen de vida de estos últimos, sobre todo en la medida (que presupone el de la amistad) de loco, sí el amor ilimitado de tomar posesión del ser humano y en el poder de su acción en de una manera habitual y permanente. En este caso, con el fin de simplificar el lenguaje, hemos de decir que esta alma vive bajo el régimen predominante de loco, amor sin límites (lo que implica y presupone la amistad). 

El régimen de loco, amor sin límites y el régimen de la amistad

Estas cosas están concediendo, aparece de inmediato que una definición de lo que se llama el estado místico{15} - equivalente a la que describe como una vida bajo el régimen habitual de los dones del Espíritu Santo, pero menos técnico y más accesible al lenguaje actual - es posible: uno va a decir que un alma pasa a la estado místico cuando pasa bajo el régimen de loco, amor sin límites por Dios. Y es de la misma naturaleza de la caridad que por lo tanto tiende a pasar del régimen de la amistad con el régimen de loco, amor sin límites. Es por esto que se puede decir que de iure por la derecha cada alma humana, siendo llamado a la caridad, que se llama en la misma carrera a la vida mística, de una manera próxima o de manera remota.

Pero esto es una verdad totalmente teórica, en la que sólo se consideran las exigencias internas de la caridad tomado en sí mismo. Si se considera, por el contrario el estado concreto en el que tal o cual un alma dada encuentra, entonces es necesario decir que aquellos son llamados de facto a la vida mística que puede encontrar su razón de vivir sólo en loco, amor sin límites por Dios; los que no son llamados de facto a la vida mística que puede encontrar su razón de vivir, ya sea fuera de Dios, o, si tienen la caridad, en el amor a Dios en el que loco, amor sin límites permanece enterrado en la amistad.

La perfección de la vida humana o la perfección de la caridad considerado en el sentido puro y simple, o en todas las relaciones, presupone claramente el paso al régimen predominante de loco, amor sin límites por Dios, o para la vida mística; entonces el amor de caridad se expande plena y libremente en el alma, y ​​con respecto a su poder de alienar al alma de sí mismo (que es abiertamente, abiertamente, directamente, que la persona o la subjetividad misma se da a Dios) como con respecto a su intensidad.

Pero nos comentó anteriormente que en el amor de caridad el grado de amistad y el grado de amor no necesariamente diferir en cuanto a intensidad. Por tanto, debemos decir ahora que si se ha mantenido bajo el régimen predominante de la amistad, en la que no ha cruzado el umbral de la vida mística, el alma todavía puede alcanzar aquí en la tierra una cierta perfección de la vida humana y de la caridad (la perfección bajo una cierta relación) - entonces el amor de caridad se expande sin obstáculos en el alma, en cuanto a la intensidad{16} , pero no en cuanto al poder de alienar el alma de sí misma. Y es en el Cielo que un alma tan conocerá la perfección de la caridad en el sentido absoluto de la palabra.

No olvidemos, además, que cuando se vive bajo el régimen de la amistad con Dios su alma ya, como cada alma en estado de gracia, un loco, un amor sin límites que Dios tiene, aunque están enterrados en el inconsciente y que se revela sólo a través de flashes , de vez en cuando. Esta alma no vive en el estado místico o bajo el régimen de loco, amor sin límites, pero lo que recibe en sus toques de vida de inspiración mística y de loco, amor sin límites por Dios. ¿No Santo Tomás enseña que los dones del Espíritu Santo son necesarios para la salvación? Tanto más que son necesarias para la perfección, aunque sólo en un aspecto, de la caridad. 

En el instante de la muerte

Ahora, ¿qué pasa con la preparación o disposición del alma con respecto al instante de la muerte? Un alma que, después de haber entrado en la vida mística o el régimen de loco, amor sin límites por Dios, ha ido hasta el final de su camino y ha alcanzado, tanto como es posible aquí en la tierra, la perfección de la caridad, pura y simplemente o en todas las relaciones, está dispuesta o dispuesto no sólo a ser guardado en tal vez de pasar por el Purgatorio, sino para reunirse con Jesús en el Paraíso en el mismo instante en el que dejará su cuerpo. Así que, si persevera en esta disposición y cruza el umbral de la muerte en un acto perfecto de loco, amor sin límites por Dios, que entra directamente en el Cielo.

Un alma que, habiendo permanecido bajo el régimen de la amistad, y no habiendo entrado en el estado místico, ha ido hasta el final de su camino y ha logrado aquí en la tierra la perfección de la caridad bajo una cierta relación (en la relación de la intensidad , no en cuanto al poder de alienar el alma de sí misma) está listo o dispuesto no sólo a ser guardado en tal vez de pasar por el Purgatorio, sino para reunirse con Jesús en el mismo instante en el que dejará su cuerpo. Si persevera en esta disposición el instante de la muerte será también el instante en que loco, amor sin límites proclamará en ella su imperio y su soberanía, es en un acto perfecto de loco, amor sin límites por Dios que va a cruzar el umbral de la muerte, y entrará directamente en el Cielo.

Un alma que tiene la caridad, pero no ha llegado aquí en la tierra la perfección de la caridad (ni absolutamente hablando, ni bajo una cierta relación) está preparado o dispuesto para ser salvo quizás en pasar por el Purgatorio, pero no para reunirse con Jesús en el mismo instante en que dejará su cuerpo. Sin embargo sabemos que él pueda volver a unirse en ese instante. Si se cruza el umbral de la muerte en un acto perfecto de la caridad (que puede ser sólo un acto de loco, amor sin límites por Dios), entrará directamente en el Cielo.

Un alma, por último, que no tiene caridad y el que vive en el mal se prepara o eliminarse ni ser salvo ni a reunirse con Jesús en el mismo instante en el que dejará su cuerpo. Nosotros, sin embargo, sabemos que en un salto supremo de la caridad que se puede guardar en este último instante, nay más, que puede reincorporarse inmediatamente a Jesús. Hodie mecum ens in paradiso. [Hoy estarás conmigo en el paraíso.] 

Abrir la contemplación y la contemplación de máscaras

Ahora, lo de la contemplación infusa con respecto a la perfección de la caridad? Sé que el tema es muy debatida - pero esto sí da a todos más libertad para proponer la opinión que él piensa que es verdad.

Me gustaría destacar en primer lugar que la expresión "vida mística" y la expresión "vida contemplativa" no son sinónimos. El primero es más amplio que el segundo. Hay vida mística cuando el alma ha pasado bajo el régimen de loco, amor sin límites por Dios, sino que los hombres que se dedican a la vida activa puede pasar bajo este régimen, así como los hombres dedicados a la vida contemplativa. En otras palabras, no hay vida mística cuando un alma ha pasado bajo el régimen habitual de los dones del Espíritu Santo. Pero entre los siete dones es que las dos más altas - a los dos primeros - el don de la sabiduría y el don de entendimiento (y también, en cuanto al conocimiento de las criaturas probado en unión con Dios, por el don de Conocimiento ), que la vida contemplativa se relaciona sobre todo. Los otros regalos tienen más o menos que ver con la vida activa, es a ellos principalmente que esta vida refiera, cuando ha pasado bajo el régimen habitual de los dones del Espíritu, en otras palabras, si depende del estado místico y inspiración mística.

Pero al mismo tiempo, es necesario hacer notar de inmediato que los dones del Espíritu Santo están conectados entre sí, y que el don de consejo o de miedo, por ejemplo, no puede ejercitarse sin los dones de sabiduría y de entendimiento siendo también en trabajo. La diferencia se deberá a la manera en que el ejercicio de tal o un regalo aparecerá o se manifestará más, a la vez en el alma y en el comportamiento. En el hombre dedicado a la vida activa de las inspiraciones en relación con las decisiones que se alcanzaron tendrán un papel central, las que se refieren el sabor de las cosas divinas un papel quizá meramente marginal en cuanto al campo de visibilidad, el ejercicio del don de la Sabiduría y de el don de Entendimiento permanecerá más o menos oculta o no aparente.

De esto se desprende que, en los que han pasado el umbral del espíritu o de la vida mística, la gracia de la contemplación, de la entrada de amar y sentir en los estados de Jesús, de forma ordinaria operar de una manera muy diferente según que será contemplativos o sustancias activas. Porque no es, como observó una vez, un enmascarado contemplación infusa, de un modo atípico, mitigados o discontinua (con la que los "activos" van muy a menudo tienen que ser contenido), ya que hay una, la contemplación infusa abierta, típica o manifiesto (propias a "contemplatjves" más). Entre las almas entregadas a la libertad del Espíritu de Dios, los "cuyo estilo de vida es activo tiene la gracia de la contemplación, pero más a menudo de una contemplación enmascarado y no aparente; tal vez sean capaces sólo de rosarios que dicen, y la oración mental les traerá sólo dolores de cabeza o sueño. Contemplación misteriosa no estará en su manera de orar, pero en las manos de dulce de mente o tal vez en la forma de caminar, o en su forma de ver a un hombre pobre o al sufrimiento ".{17}

Concluyamos de estas consideraciones que decir que un hombre se dedica a la contemplación o la que lleva la vida contemplativa, y para decir que él se nutre, aunque inconscientemente, por una contemplación infusa más o menos enmascarada (y que se esparce sobre él, sin saberlo, la fragancia o dulzura de esta contemplación) son cosas muy diferentes. Pero en los dos casos, el hombre en cuestión habrá entrado en el régimen de la vida mística o de loco, amor sin límites por Dios, y que tiende a la perfección de la caridad se considera absolutamente hablando y bajo todas las relaciones; y la contemplación, por un motivo u otro, aunque en secreto, tendrá un papel de dirección habitual en su vida.

Uno por lo tanto entiende que, como Raissa y yo escribimos en la Liturgia y la contemplación, "lo que parece desprenderse de la experiencia es, en primer lugar, que la contemplación infusa superior parece estar siempre ligada a una alta perfección; pero, en segundo lugar, que la alta perfección no parece estar siempre ligada a la contemplación infusa superior, en el sentido de las formas típicas expuestas por los maestros ".{18} En el avance hacia la perfección de la caridad se considera absolutamente hablando y bajo todas las relaciones (en la relación de la potencia de alienar al alma de sí misma como también bajo la relación de intensidad), uno va a su manera en una forma (la vida contemplativa en que los dones de sabiduría y de inteligencia ejercicio de una manera predominante y en el que un testimonio más completo, el que sólo es absolutamente necesario, se rindió a la fuente suprema de toda perfección entre nosotros: el loco, el amor infinito de Dios para los hombres y Su deseo de que el alma se convierten en un solo espíritu y amor con Él) - otro sigue su camino de otra manera (la vida activa en la que el ejercicio de los demás dones es predominante, pero en el que los de la Sabiduría y de Entendimiento son de hecho allí, aunque a menudo más o menos oculta, y en el que se representa el testimonio más completo, no digamos al amor fraternal, digamos al servicio del prójimo, con respecto al alma, y con respecto al cuerpo, que es una consecuencia de este amor, ya la que este amor desea que algunos se dediquen). 

La vida contemplativa y la vida activa en el régimen de loco, amor sin límites

En cuanto a la misión de los contemplativos, tanto en lo que se refiere a su papel de testigos entre los hombres, sobre todo con su ejemplo, sino también, cuando han recibido la gracia para que, por la palabra de ellos, yo sería muy presuntuoso decir nada después de lo Raissa ha dicho al respecto. Para esta misión se suspende todo el resto.

En cuanto a los activos, parece en efecto que el mayor son los que, mejor iluminado en los resortes secretos de su propia vida, y prestando atención más reverente a las inspiraciones de lo alto que pasa en ellos, se levantó, en el seno mismo de la requisitos de devoción fraternal o de apostolado, a una contemplación no sólo enmascarados, pero abierto y típico{19} y, al igual que los contemplativos puros, poner en una luz particularmente vivo la importante observación declarado por el padre Lallement: "Sin contemplación nunca vamos a avanzar mucho hacia la virtud. . . nunca vamos a liberarse de nuestras debilidades y nuestras imperfecciones. Siempre vamos a estar apegados a la tierra, y nunca vamos a elevarnos muy por encima de los sentimientos de la naturaleza. Nunca seremos capaces de ofrecer un servicio perfecto a Dios. Pero con la contemplación haremos más en un mes, para nosotros mismos y para los demás, lo que nos hubiera podido prescindir de él en diez años. Produce. . . actos de amor sublime de Dios tal como uno puede casi nunca lograr sin este don. . . y, finalmente, se perfecciona la fe y todas las virtudes ".{20} Es la pura verdad. Y es cierto también, sin embargo, que para un gran número de los que conduce el Espíritu, esta contemplación bienaventurada sigue siendo, como se comentó anteriormente, más o menos no aparente y oculto. Y es posible también que, dedicado, por el estado que ha elegido, a la vida contemplativa o para la vida activa, un alma a menudo cree (porque la contemplación puede sertotalmente enmascarado, y porque el amor, incluso loco, amor sin límites - esto ya es una realidad en el orden meramente humana - no es necesariamente consciente) que no ha cruzado el umbral del estado místico o del régimen de loco, amor sin límites, mientras que lo ha hecho durante mucho tiempo cruzó este umbral. Es no importa mucho; lo que aparece o no a la conciencia es en tal caso muy secundaria. El hecho es que para todos los que en realidad han cruzado el umbral de que se trate no hay sino un solo camino, pero uno va allí en una manera, otro en otro ( Alius sic, sic IBAT Alius, como dijo San Agustín). Y en este camino hacia la perfección del amor se considera absolutamente o en todas las relaciones, finalmente la acción, de una manera u otra,{21} sobreabunda de la contemplación - contemplación abierta o enmascarada contemplación, cuyo sabor sapiencial pasa en secreto a través de inspiraciones que la preocupación más especialmente de la vida activa, y mediante el ejercicio de los dones correspondientes; por último, si se lleva una vida activa o una vida contemplativa, y si en un estado de vida como en la otra tiene la gracia de una contemplación abierto, el alma elevada al estado místico habitualmente participa en una afluencia contemplativa, que se refresca de una manera u otra en las fuentes de la contemplación, si bebe hay largos tragos o si el agua viva llega gota a gota ya través de intermediarios. Es el camino del loco, amor sin límites.

0 commentaires:

mensajes bonitos © 2015 - 2016 : All Rights Reserved