Please enable / Bitte aktiviere JavaScript!
Veuillez activer / Por favor activa el Javascript! [ ? ]

mardi 17 juillet 2012

Desde mi punto de vista...



Keyla en el momento que se lanzo del tercer piso afuera de su ventana... 
Amigas, todos los días, alrededor del mundo, ocurren todo tipo de eventos y sucesos. Algunos nos impactan, otros los descartamos. Pero de vez en cuando, hay una noticia que nos impacta tanto, que llega a tocar cada fibra de nuestro corazón, nos hace brotar una lagrima, y quizás, hasta nos cambia la vida para Siempre. 

Una niña llamada Keyla y un hombre llamado Steven, les demostraron al mundo hoy, que si existe un Dios, y que todos los días, al pesar de la incredulidad, por encima del odio y el desprecio, y mucho mas haya de nuestras diferencias y la intolerancia, la presencia de nuestro Creador es omnipresente en la tierra. 

Keyla McCree, una niña de 7 años, volvió a nacer hoy. Steven St. Bernad, un hombre de 56 años, volvió a nacer hoy. Los dos viven en el mismo edifico ubicado en un vecindario a las afueras de la ciudad de Nueva York, el cual enfrenta grandes problemas sociales asociados con el alcohol, la droga, la delincuencia, la violencia y las gangas.  

Keyla es una niña con Autismo. Steven es un padre de cuatro hijos que conduce un autobús. Ninguno de los dos, hasta hoy, a pesar de que viven en el mismo edificio se conocían. Steven, quien acababa de llegar a su casa después de un largo día de trabajo, estaba estacionando su auto cuando un grupo de niños gritando histéricos le pedían ayuda para una niña que se había subido en la parte superior del aire acondicionado que estaba colocado en la ventana de su apartamento en un tercer piso. 

La niña, obviamente en un mundo ajeno a causa de su condición del Autismo, agitaba los brazos en el aire, se balanceaba de un pies al otro y bailaba, ausente del peligro y los acontecimientos... Steven, al ver los sucesos y a pesar de que habían otras personas en el área, y directamente debajo de la ventana, se echo a correr hacia donde estaba la niña. Cuando Steven fue entrevistado por los medios, el expreso haber sentido gran temor de no poder llegar a tiempo para poder atrapar en sus brazos a Keyla, y fue en ese instante, que le suplico a Dios que lo ayudara. 

Al instante de el llegar y situarse bajo la ventana, en un abrir y cerrar de ojo, la niña se lanzo, cayendo  en sus brazos sana y salva, y ni siquiera con un rasguño. A pesar que la mayoría de los medios tienden ser incrédulos, especialmente en una gran metrópolis como Nueva York, este suceso  se robo los titulares y fue distinguido como el "Milagro de Keyla salvada por un héroe llamado Steven". 

A pesar que Dios nunca fue mencionado por los medios como el autor de este milagro, los que conocemos sus obras y sabemos que el Señor trabaja de maneras misteriosas y humilde, no dudamos ni por un segundo la gracia y la intervención del Todopoderoso. Porque en este mundo, no existe héroe sin El, no existe milagro sin El, no existe salvación sin El.


Steven St. Bernard, con una lesión en el brazo causada por el suceso 
Al principio de este escrito, exprese que Keyla y Steven habían vuelto a nacer.  Keyla, porque sobrevivió, y quizás a través de este suceso, su madre fue tocada y iluminada por la gracia de Dios. Steven, porque Dios lo llamo a su servicio, y estoy segura que desde hoy en adelante, su vida cambiara por completo....

Todos los eventos, no importa el tamaño, son grandes oportunidades para crecimiento y descubrimiento personal y espiritual. Podemos realizar grandes cambios en nuestra persona, pero por mucho que amemos a seres queridos, no podemos forzar a nadie a cambiar sus comportamientos, sus pensamientos, sus creencias, sus formas de ser, sus vicios, etc.,

El verdadero cambio, el que no es pasajero o transitorio, solamente se puede lograr de adentro para afuera, y siempre y cuando, estemos listas y preparadas para aceptarlo y trabajar en él día a día.  Cuando sumamos los factores: aceptación, esfuerzo, realización, perdón personal y a los que hemos ofendimos o lastimado, y posicionamos a Dios en el centro de nuestras vidas, no existen barreras, dificultades, impedimentos, frenos, agobios o un fin numero de excusas  para poder realizar, ejecutar y alcanzar el cambio que nos llevara "paso a paso, camino al éxito"...

Estoy segura que "El milagro de Keyla" toco muchas vidas hoy. Yo se que toco la mía... 

0 commentaires:

mensajes bonitos © 2015 - 2019 : All Rights Reserved